Este sitio Web tiene como objetivo principal dar a

conocer información referente a las perlas, su

historia, nacimiento, características, diferencias,

cuidados y mucho más.

Definición
Una perla cultivada es toda perla que ha crecido bajo la influencia de la intervención humana.

Formación de una Perla Cultivada
A diferencia de las piedras o metales preciosos que deben extraerse de la tierra, las perlas son creadas por ostras vivas en las profundidades del mar. Las piedras preciosas deben pulirse antes de que muestren su belleza; las perlas no necesitan tales tratamientos para revelar su encanto.

Nacen de las ostras madres con lustre iridiscente y suave brillo interno que no se iguala a ninguna otra gema en el mundo. Una perla natural empieza su vida cuando un objeto extraño, como un parásito o una partícula de arena, se aloja por accidente en el cuerpo suave de la ostra de la cual no puede ser expulsado. En un esfuerzo por aliviar esta molestia, el cuerpo de la ostra inicia una acción defensiva. La ostra empieza a segregar una sustancia cristalina lisa y a la vez dura alrededor del objeto irritante, con el fin de protegerse. Esta sustancia es llamada nácar.

Mientras el cuerpo extraño permanezca dentro del cuerpo de la ostra, ésta seguirá segregando nácar alrededor del objeto, capa tras capa. Después de varios años, el objeto irritante quedará totalmente encerrado dentro de esta sedosa capa cristalina. El resultado: la preciada y brillante gema llamada perla. Pero, de qué manera las preciosas perlas se forman de lo que una ostra considera simple protección contra la irritación, es uno de los secretos más preciados de la naturaleza. Ya que el nácar no es sólo una sustancia calmante. Está compuesto de cristales microscópicos, cada uno alineado perfectamente con el otro de modo que la luz que pasa a través del eje de uno es reflejada y refractada por otro para producir un arco iris de luz y color.

Perlas naturales vs Perlas Cultivadas
En las perlas naturales la perla se forma por casualidad. En cambio las perlas cultivadas se han dado por ayuda de la mano del hombre. Hoy en día, se cultivan casi todas las perlas. Mediante la inserción de un objeto extraño en un molusco, los cultivadores de perlas puede inducir la creación de una perla. Desde allí, el mismo proceso de creación de perla natural se lleva a cabo. La diferencia es que en este caso, el incentivo es intencional. Las perlas cultivadas se pueden distinguir de las perlas naturales mediante el uso de rayos X, que revelan la parte interior de la perla.

El comienzo de las Perlas Cultivadas
Las Perlas cultivadas Modernas son el resultado de los descubrimientos realizados a finales de los siglos 19 y principios de los 20, por investigadores japoneses Tatsuhei Mise, Tokichi Nishikawa, y el hijo de un fabricante de fideos, Kokichi Mikimoto. Aunque algunas culturas había sido capaz de estimular artificialmente moluscos de agua dulce para producir un tipo de perla, las perlas producidas de esta manera eran generalmente mabes hemisféricas, en lugar de perlas completamente redondas.

Si bien desde el principio en la carrera de Mikimoto se centró en la producción de perlas Mabe, que finalmente producen perlas redondas con una técnica que involucra el tejido y la inserción de abalorios en la gónada de un molusco Akoya. Él patentó esta técnica en 1916.

Esto revolucionó la industria de la perla, ya que permitió el cultivo constante de grandes cantidades de perlas de calidad. Mientras que las perlas naturales tienen una amplia variedad de formas, tamaños y calidades, y son difíciles de encontrar, las perlas cultivadas de ahora podían ser “diseñadas” desde el principio. Perlas redondas de alta calidad, ahora podían ser producidas por millones, haciéndolas accesibles y asequibles a todo el público en general.

El desarrollo del cultivo de perlas se tomó mucho de la oportunidad, el riesgo, y las conjeturas de la industria de la perla. Esto ha permitido que se convierta en estable y previsible, fomentar el crecimiento rápido en los últimos 100 años. Hoy en día, la industria de la perla cultivada ha reemplazado la industria de la perla natural con la producción de perlas de agua dulce cultivadas, del Mar del Sur, Tahiti, y por supuesto las perlas Akoya originales de Mikimoto.